AFGANISTÁN

Drones militares y satélites-espía descubren civilizaciones perdidas en Afganistán

ecnologías militares y de espionaje han sacado a la luz hallazgos que cuestionen nuestro conocimiento sobre la Ruta de la Seda.

El Pentágono - 17/12/2017
Drones militares y satélites-espía descubren civilizaciones perdidas en Afganistán

Mientras Afganistán sigue inmerso en una guerra que se ha cobrado ya miles de vidas, los científicos están sacado provecho de las tecnologías militares usadas en el país centroasiático para detectar tesoros arqueológicos. El Gobierno de EE.UU. ha entregado a investigadores imágenes captadas en los desiertos afganos por satélites de Inteligencia y drones militares, además de datos de satélites comerciales, así como dos millones de dólares en calidad de financiación para que estudien el material.

Lo científicos analizan estos sitios arqueológicos desde la seguridad de sus oficinas, lejos de Afganistán, ya que resulta demasiado peligroso hacer investigaciones en el propio terreno debido a la lucha armada, puntualiza la revista Science.

Fruto de esta investigación se han hallado miles de asombrosos vestigios arqueológicos que, en ocasiones, destacan solo unos centímetros sobre el terreno o incluso están completamente cubiertos con arena. El estudio ha sacado a la luzcivilizaciones perdidas que prosperaban a lo largo de la famosa Ruta de la Seda, incluso en épocas en las que se creía que ya no existía esta legendaria ruta comercial.

El estudio refuta la idea comúnmente aceptada de que las civilizaciones diseminadas a lo largo de la Ruta de la Seda, entre Asia y Europa, entraron en declive en los siglos XV y XVI, después de que las caravanas de comerciantes dejaran de surcarlas al abrir los navegantes portugueses la ruta marina hacia China y la India. Entre los hallazgos figuran gigantes caravasares, precursores de los actuales 'moteles', donde se hospedaban los comerciantes, y que fueron construidos desde épocas anteriores a Cristo y hasta el siglo XIX.

¿Qué hallaron los científicos?

• En particular, en los desiertos meridionales de Afganistán se han descubierto 119 caravasares construidos entre los siglos XVI y XVII a una distancia de 20 kilómetros entre sí, justo la distancia que una caravana puede atravesar en un día. Se trata de enormes complejos construidos con ladrillos de barro, con lado de más de 100 metros de largo y con capacidad para alojar a cientos de comerciantes y miles de sus camelos, informa Science.

• Otros sitios hallados se corresponden con restos del Imperio parto, coetáneo de la Antigua Roma, e incluyen un extenso sistema de canales usados durante un millar de años, la mayoría de los cuales están ahora 'enterrados'.

• Quizá el hallazgo más asombroso es la increíble coexistencia en la zona de religiones muy distintas. En uno de los valles las imágenes han revelado restos de estupas budistas, templos del fuego zoroástricos y santuarios helenísticos, algunos de los cuales presentan símbolos arameos.

Noticias relacionadas