REINO UNIDO

FOTO: La Marina británica sigue a una fragata de misiles rusa en el Mar del Norte

El buque de guerra HMS St Albans sigue la estela de la avanzada fragata de misiles rusa Admiral Gorshkov cuando esta pasaba cerca de aguas británicas en el Mar del Norte el día de Navidad.

El Pentágono - 26/12/2017
La Marina británica sigue a una fragata de misiles rusa en el Mar del Norte

La fragata Admiral Gorshkov, la más avanzada de misiles guiados de la Armada rusa, ha atravesado el Mar del Norte en los últimos días. El paso del buque ruso frente a las costas británicas hizo que la Marina Real enviara a su fragata HMS St Albans para "vigilar al nuevo buque de guerra ruso Admiral Gorshkov cerca de las aguas territoriales del Reino Unido", reza un comunicado emitido desde Londres.

Según las fotos difundidas por la Armada británica, aparentemente tomadas desde el aire, las naves surcaron las aguas del Mar del Norte a poca distancia la una de la otra. El HMS St Albans, una fragata tipo 23 —según la nomenclatura británica—, desplegó un helicóptero para monitorear a la fragata rusa

El Admiral Gorshkov es el último barco de alta mar diseñado para la Armada rusa y la cabeza de serie del proyecto 22350. Botado en 2010 en San Petersburgo, se espera que entre en servicio antes de fin de año. La fragata está armada con un cañón principal de 130 milímetros y lleva múltiples lanzadores verticales de misiles  P-800 Oniks o misiles de crucero Kalibr

Este buque ruso no debe confundirse con el portaaviones homónimo de la era soviética, más tarde modificado y vendido a la Marina de Guerra india.

La Marina Real británica se ha jactado en varias ocasiones de haber llevado a cabo exitosas interceptaciones de buques de superficie rusos y submarinos que transitaron por aguas internacionales en rutas anunciadas y sin ningún intento de ocultarse.

En abril de este año, la fragata tipo 23 Sutherland escoltó a dos corbetas rusas, la Soobrazitelny y la Boiki, mientras atravesaban el Canal de la Mancha durante un ejercicio naval.

La Embajada de Rusia en el Reino Unido aseguró entonces que "los buques de guerra rusos no necesitan escoltas sin sentido en alta mar en el Canal de la Mancha". 

El mayor revuelo hasta ahora lo causó una misión de 2016 del portaaviones Admiral Kuznetsov, la cual provocó una reacción nerviosa de parte de los Estados europeos y alimentó el frenesí de los medios. Varios barcos de la OTAN siguieron al grupo de ataque del portaaviones ruso en su clara ruta al Mediterráneo.

Noticias relacionadas