"Experimento silencioso": ¿Lanzó EE.UU. 20 proyectiles hiperveloces desde el cañón de un destructor?

La prueba habría sido realizada el verano pasado desde el destructor estadounidense USS Dewey, según el portal de noticias del Instituto Naval de EE.UU.

El Pentágono - 09/01/2019

El destructor estadounidense USS Dewey lanzó el verano pasado 20 proyectiles de hipervelocidad (HVP, por sus siglas en inglés) desde un cañón estándar Mk 45, señalaron fuentes oficiales familiarizadas con la prueba en declaraciones a USNI News. Según este portal de noticias del Instituto Naval de EE.UU., el "experimento silencioso" estaba destinado a agregar una nueva utilidad a un arma que se encuentra en casi todos los buques de guerra estadounidenses.

El ensayo habría sido realizado por la Armada y la Oficina de Capacidades Estratégicas del Pentágono durante los ejercicios navales internacionales Rim Of The Pacific 2018 (RIMPAC). Estos lanzamientos forman parte de una serie de estudios cuyo objetivo es demostrar que la Armada podría transformar ese "cañón de cubierta de más de 40 años" en un arma "efectiva y de bajo costo contra misiles de crucero y vehículos aéreos no tripulados más grandes", explica el artículo.

Eficaz y económico

Los proyectiles de hipervelocidad fueron diseñados originalmente para cañones de riel electromagnético, pero ahora la Armada y el Pentágono ven en ellos un potencial en su uso como nueva arma de defensa de misiles que puede lanzar rondas guiadas a velocidades casi hipersónicas.

Bryan Clark, del Centro de Evaluación Estratégica y Presupuestaria, explica que las armas que la Flota de EE.UU. utiliza actualmente contra las amenazas de los misiles de crucero —por ejemplo, en Oriente Medio— son eficaces, pero también muy caras, pudiendo costar uno o dos millones de dólares por misil. En cambio, un proyectil hiperveloz, "incluso en las estimaciones más altas", está en un rango de entre 75.000 y 100.000 dólares, precisa el experto.

Asimismo, los proyectiles también podrían ser utilizados con piezas de artillería en tierra por el Ejército y el cuerpo de marines y a bordo de los destructores de la clase Zumwalt de la Armada estadounidense.

Si bien las fuentes consultadas afirman que la prueba del pasado verano no estaba clasificada, tanto la Oficina del Secretario de Defensa como la Oficina de Investigación Naval no reconocieron el lanzamiento al ser contactados por USNI News.

Más leídas del día